Actividades molestas entre vecinos

Actividades molestas entre vecinos. Propiedad Horizontal. Ordenanzas municipales.

Utilización de elementos comunes

Utilización de elemento común. Precario. Acuerdo retirada instalación. Propiedad Horizontal.

Contrato ejecución de obra

Contrato ejecución de obra. Obligación de resultado. Propiedad Horizontal.

Contrato ejecución de obra



Materias: Contrato ejecución de obra. Obligación de resultado. Propiedad Horizontal.

Sentencia analizada: Sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Albacete, de fecha 25 de Marzo del año 2003. Ponente: Excelentísimo Señor Don José García Bleda.

Supuesto que se resuelve en la sentencia: Reclamación importe factura por la ejecución de las obras e instalación de bomba de agua que persiste en la producción de ruidos y molestias por encima de las ordenanzas municipales.

Extracto Sentencia: FJ SEGUNDO. “Alega la recurrente que no siendo de su competencia la insonorización o el hecho de evitar problemas de ruidos y habiendo efectuado los trabajos que se le encargaron para ubicar el grupo de presión en el lugar que se le indicó por parte de los representantes de la Comunidad --en el sótano del edificio junto a la salida del ascensor-- para lo que emplearon el tiempo oportuno, la correspondiente mano de obra y el material adecuado para ello la consecuencia obligada ha de ser el pago del importe a que ascienden los trabajos efectuados y material empleado pues de contrario, se produciría un enriquecimiento injusto por parte de la Comunidad demandada que obtendría como mera dadiva lo que únicamente era una contraprestación contractual a cambio del pago del correspondiente precio ya que, de otra parte, garantizar que un grupo de presión no emita ruidos es sumamente difícil, al no existir ninguno en el mercado que sea insonoro, e imputar la persistencia de ruidos e incluso la agravación de los mismos al cambio de lugar del grupo de presión - única tarea realizada por la mercantil actora-- carecería incluso de justificación pericial ya que el ruido esencial «un golpe seco que va en aumento y se para» correspondería al golpe de ariete de la válvula de retención que se encuentra en el depósito del agua --elemento este junto con el descalcificador que no se ha cambiado de sitio y sigue ubicado en la planta baja o portal del edificio - dándose además el caso que ninguno de los elementos grupo de presión, depósito de agua y descalcificador-- ni fueron vendidos ni instalados por primera vez por la mercantil actora, por lo que tampoco sería la mercantil actora responsable de una deficiente instalación inicial o defectuoso funcionamiento de tales elementos. Al respecto ha de indicarse que si la razón de recabar los servicios de la mercantil actora fue solucionar o al menos paliar dentro de lo posible el problema de ruidos que suponía la instalación existente para el funcionamiento de la bomba de presión del agua del inmueble ha de entenderse que la mercantil actora era consciente de la finalidad del encargo y por tanto los trabajos que dicha mercantil instrumentó como precisos a tal finalidad se asumieron como de propia iniciativa y adecuados a solucionar el problema ya que sería contrario a la buena fe contractual realizarlos si no los estimaba idóneos y por tanto no debió haberlos realizado o en su caso, debían haber planteado otra alternativa técnica, pues fácilmente se comprende que el encargo no se agotaba o se limitaba a realizar una determinada obra sino a que ésta sirviera a la finalidad específica para la que se contrataron los servicios de la mercantil y en el supuesto de autos es obvio, a tenor del informe pericial, que el problema de ruidos no se ha solucionado por lo que mientras la obra no se modifique y adecue eficazmente a la obtención del resultado, determinado y convenido la prestación realizada resulta impropia para satisfacer el interés de la Comunidad comitente y, por tanto, no es exigible la prestación de contrario, en este caso, el pago del precio, siendo en este caso irrelevante que la mercantil actora haya empleado tiempo o material, pues al no ser la obra realizada hasta la fecha plenamente hábil para resolver o al menos reducir el ruido derivado del funcionamiento de la bomba solucionando o al menos reduciendo parcialmente el problema existente, de hecho, se ha producido un incumplimiento contractual que, en su caso, la mercantil actora debió haber previsto si la solución ofrecida y asumida no resultaba idónea para obtener eficazmente el resultado por lo que en tales circunstancias exigir el pago del precio de los trabajos realizados resulta intempestivo mientras no se adopte una solución correctora al fin pretendido. Razones que exigen desestimar el recurso y confirmar la resolución de instancia”.